Press "Enter" to skip to content

Consejos, recomendaciones y guía de compra

Mucho ha llovido desde los legendarios Apple II y los días en los que se asociaba la imagen de un PC con la de enormes monitores CRT. Y que los jugadores de videojuegos sean cada vez más exigentes ha abierto interesantes posibilidades: existen una serie de características que distinguen los monitores diseñados para jugar (comúnmente clasificados como monitores gaming) y aquellos que buscan dar soluciones a las tareas cotidianas o profesionales.

Porque de poco sirve que tengamos una tarjeta gráfica de vanguardia si sus resultados quedan deslucidos en nuestra pantalla. Salvo, claro, que no las usemos para disfrutar de los videojuegos. Pero, entonces ¿qué es un buen monitor? La respuesta más rápida y sencilla es que el mejor monitor no es ni el más caro ni el que cuenta con más pulgadas; sino el que más se acomoda al uso que le vayas a dar.

Como comentamos, además del diseño y la fiabilidad de la propia marca y modelo, existe toda una variedad de características a tener en cuenta a la hora de estrenar pantalla. La mayoría de ellas, determinadas por la experiencia de juego que busquemos, el espacio de juego del que dispongamos y, lógicamente, nuestro propio presupuesto.

Porque no es lo mismo jugar a Among Us entre amigos, con alguna que otra discusión ocasional, que evadirse surcando los cielos en Flight Simulator. Y lo mismo ocurre al jugar en competitivo, echar unas partidas en streaming o sumergirnos en una experiencia de mundo abierto a través de una pantalla curva y ultra panorámica.

Continuando nuestra serie de guías de hardware, en Vida Extra nos hemos propuesto ayudarte a elegir el mejor monitor para tu PC, consola o sistema de entretenimiento. Empezando desde lo más esencial hasta las características que debes sopesar sí o sí antes de decidir el modelo. Pasando por la gran duda: ¿Es mejor jugar en una sola pantalla extra-larga o apostar por unir varios monitores?

Consejos y recomendaciones esenciales para escoger un Monitor

Screenshot 4129

Empecemos por lo más sencillo: nos vamos a tomar la libertad de suponer que estás buscando un monitor para jugar, que sueles alternar entre diferentes tipos de juego (desde maravillas en clave de pixelart a los shooters más salvajes) y que estás abierto a estudiar varios tipos de presupuesto. Además, de vez en cuando sueles compartir tus partidas en Twitch.

Hacemos esta suposición, entre otras cosas, porque cualquier modelo de monitor te va a servir para revisar tus emails, ver Netflix o pasearte por las redes sociales, pero no todos te van a garantizar una experiencia de juego óptima.

Con lo anterior por delante, esto es lo que tienes que tener en cuenta a la hora de comparar lo que ofrecen los diferentes monitores gaming y determinar cuánto de tu presupuesto estás dispuesto a invertir en ellos.

Ni el mejor de los monitores hace milagros

Embt4vquyaasi X

Por muy amigables que sean los requisitos de League of Legends o Fortnite, ninguno de los dos te va a funcionar en un entrañable 386: si buscas ver en propiedad los juegos más exigentes te recomendamos contar con un equipo con buenos componentes y, ya puestos, que te pases por nuestra guía de tarjetas gráficas.

Tarjetas Gráficas para PC: ¿cuál es mejor comprar? Consejos y recomendaciones

Con todo, no está de más tener en cuenta que gracias al juego en nube existen opciones alternativas al hardware para sacar partido a las pantallas en 4K: con una conexión buena y estable, servicios como Stadia alcanzan la ultra alta resolución. Y podemos esperar lo mismo de futuros servicios como la alternativa de Microsoft en navegadores.

El tamaño de la pantalla y la resolución: más no siempre es mejor

De poco sirve que apostemos muy fuerte por un monitor por el simple hecho de que éste nos ofrece el máximo número de pulgadas. De hecho, si nuestro espacio de juego es muy limitado y estamos muy pegados a la pantalla vamos a tener un problema: queremos regalarnos la vista, no estropearla.

Nuestro punto de partida aquí debe ser la comodidad, y para ello deberemos evaluar el espacio con el que contamos a la hora de jugar y si estamos dispuestos -y en disposición- de cambiarlo por la adquisición de un monitor más grande. A partir de ahí, lo más recomendable es:

  • Entre las 21 pulgadas y las 27 pulgadas (o un poquito más) puedes colocarte y jugar relativamente cerca de la pantalla y disfrutar de manera confortable de una buena resolución y calidad de juego.
  • Si deseas hacerte con un monitor de más de 29 pulgadas, es mejor que haya una distancia razonable entre la pantalla del monitor y tu posición al jugar. Como dato, siempre está la opción de usar un brazo para colocarlo en la pared o ajustar la posición y la distancia.

En lo referente a la resolución, mientras mayor sea esta, mejor y más nítida será la imagen. A fin de cuentas, se trata del máximo número de píxeles que una pantalla pueden mostrar, y eso determina la calidad y claridad de los acabados.

Geforce 8k Hdr Comparison 630x354 T 2x

Con eso por delante, ten en cuenta el siguiente cuadro, partiendo del aspect ratio de 16:9, el más común, con alguna que otra excepción:

resolución

También conocido como

Alta definición (HD)

1280 x 720

Resolución a 720p

Full HD

1920 x 1080

2 megapixels

widescreen ultra extended graphics array

1920 x 1200

WUXGA

2K

2560 x 1440 (en monitores)

1440p

QUAD HD y QUAD HD PANORÁMICO

2560 x 1440

QHD Y WQHD

ULTRA ALTA DEFINICIÓN

3840 x 2160

UHD

Resolución 4K

3840 x 2160 (en monitores)

8.2 megapixels

resolución 8K

7680 × 4320

33 megapixels

Resolución 16K

15,360 x 8640

132 megapixels

Si bien hay juegos de PC que ofrecen una resolución de 8K gracias a tarjetas gráficas como la GeForce RTX 3090, lo cierto es que hay cierto margen para que éste pase a ser el estándar a la hora de jugar en escritorios.

En este aspecto, nuestra recomendación es evaluar entre una resolución de 2K o 4K en función de los títulos que solemos jugar y el presupuesto del que dispongamos, y esperar pacientemente una bajada de precio de 8K salvo que estemos realmente interesados en ella o tengamos prevista una inminente gran renovación de componentes.

¿Un monitor normal, uno ultra panorámico o varios conectados?

Elelijbucae9zcy

En determinados juegos, tener el campo de visión más amplio da una gran ventaja al jugador. En otros, se consigue una experiencia inmersiva que solo puede definirse como espectacular.

Ejemplo de ello tenemos muchos. Desde vistas de cabina como la de DiRT Rally 2.0 y Euro Truck Simulator 2 a esenciales de la estrategia como Age of Empires II: Definitive Edition y Dota 2, pasando por los espectaculares  paisajes y vistas de Red Dead Redemption II o Assassin’s Creed Valhalla.

En este aspecto, volvemos al punto anterior y nos remitimos al espacio del que disponemos a la hora de colocar nuestro monitor y la necesaria distancia que implica disponer de una gran pantalla a la hora de jugar. Con todo, siempre está la opción de conectar varios monitores.

  • Un monitor ultra panorámico nos dará una imagen sin separaciones, resaltando la inmersión de cada juego o evitándonos los efectos colaterales de que haya pequeñas zonas sin visibilidad.
  • Con todo, a través de unos ajustes simples Windows pone fácil ver el mismo contenido o juego en varias pantallas. Y no solo eso: también podremos ver lo mismo en todas las pantallas o dedicar una de ellas a otra función (chats, navegador web…) incluso cambiando su disposición y ubicación.

En este aspecto, el límite lo pone tu presupuesto y prioridades. Una pantalla ultra panorámica es una gran inversión, pero dos de buenas características puede suponer un desembolso todavía mayor. Con todo, sobra decir que siempre puedes añadir más campo de visión o delegar una función secundaria a través de algún monitor que ya tengas.

Qué se consigue con los monitores curvos y monitores súper curvos

Durante décadas se buscó ofrecer al espectador una pantalla totalmente plana y lo más fina posible. De un tiempo a esta parte, en cuestión de años, fabricantes como Samsung no solo recuperan la curva, sino que abogan por los monitores súper curvos a la hora de jugar.

La premisa es sencilla: por un lado se consigue una sensación más envolvente a la hora de integrarnos en la partida. Por otro, se reduce la fatiga ocular al visionar las áreas más laterales del propio monitor, haciendo que la distancia entre todas las zonas de la pantalla y los ojos sea más o menos homogénea.

Monitor

Apostar por un monitor curvo o súper curvo es un aspecto realmente a considerar si solemos hacer largos maratones de juego que, además, exigen estar atentos a todas las esquinas de la pantalla. ¿Una prioridad? Bueno, eso ya depende de ti, del presupuesto que barajemos y del tiempo que le dediques habitualmente a Fortnite o PES.

Cómo funciona el HDR  y qué variantes hay

Screenshot 4123

Imagen: LG

¿Puede el color marcar la diferencia en la experiencia de juego? Quizás no mejore tus rachas de victoria, pero con la tecnología adecuada los paisajes, héroes y villanos de los juegos pueden lucir verdaderamente impresionantes.

De un tiempo a esta parte cada vez más juegos apuestan por el rango dinámico alto, también conocido como el HDR (High Dynamic Range), lo cual  -explicado de manera sencilla- parte de la premisa de incrementar la capacidad para mostrar colores y contrastes.

A partir de aquí, merece la pena considerar que existen 3 estándares principales de tecnologías HDR:

  • El HDR10, el estándar abierto y el más común entre los fabricantes, con una luminancia de color de hasta un máximo de 1.000 nits y una profundidad de color de 10 bits.
  • El HLG (Hybrid Log-Gamma) el cual sirve para para proporcionar HDR en transmisiones televisivas terrestres, por cable y por satélite.
  • Dolby Vision, el sistema de los laboratorios Dolby que no solo ofrece mejores resultados que el HDR10 (una luminancia de color de hasta un máximo de 10.000 nits y una profundidad de color de 12 bits), sino que incluye precisas instrucciones (metadatos) en cada fotograma.

A la hora de apostar por la tecnología HDR tenemos que tener en cuenta que no todos los juegos le sacan partido y que se trata de un añadido. Sin embargo, también puede sentar una diferencia entre dos modelos de características y precio similares. Con todo, no es lo único a tener en cuenta.

La tasa de refresco y el tiempo de respuesta: dos elementos esenciales

Pag271p Amd Freesync 2

La calidad visual es la suma de un conjunto de elementos en la que hay muchos factores a tener en cuenta más allá de la resolución o el color. Y pese a que muchos de éstos se obtienen a través de hardware y componentes específicos, como un buen procesador o una tarjeta gráfica potente, hay tres características del monitor que marcan la diferencia.

De hecho, podemos toparnos con efectos indeseados durante nuestras partidas, como el tearing (el efecto de imagen mal colocada) cuando la frecuencia de actualización de nuestro monitor es baja, o el ghosting: un incómodo difuminado que desluce la imagen en pantalla provocado por un alto tiempo de respuesta.

Además, si solemos grabar o emitir contenidos en plataformas digitales, nos conviene invertir en tecnología Flicker Free (sin parpadeo en la imagen). Dicho lo cual, la mayoría de monitores etiquetados como gaming con más de 120 Hz de frecuencia de refresco incluyen tecnología anti-flicker.

Mnt Anti Flicker

Imagen con anti-flicker (izquierda) y con efecto flicker (derecha)

Por otro lado, existen tecnologías, como el ELMB Sync (Extreme Low Motion Blur) de Asus que buscan optimizar los efectos de desenfoques en las imágenes de alta velocidad. Algo muy agradecido en los shooters en primera persona y a tener muy en cuenta a la hora de establecer nuestras prioridades.

Con eso por delante: a la hora de evaluar la adquisición de un nuevo monitor deberemos considerar lo siguiente:

La tasa de refresco no debe ser menor de 90 Hz. A ser posible, de 120Hz.

Screenshot 4128

La tasa de refresco es, en esencia, el número de veces por segundo que el monitor actualiza su buffer. Si queremos una experiencia de juego óptima debemos apostar por un monitor con soporte de 144 Hz (6,94 ms de gap), 200 Hz (5 ms), 240 Hz (4,16 ms) en función de nuestro presupuesto.

El tiempo de respuesta no debe sobrepasar los 4ms.

Pic Silkly

Por otro lado, al hablar del tiempo de respuesta nos referimos al margen de tiempo que un píxel tarda en hacer la transición de un color (o estado) a otro. Lógicamente, mientras menor sea ese tiempo, mejor experiencia tendremos y aquí hay que hacer un inciso: el tipo de panel importa.

Existen fundamentalmente tres tipos de panel: twisted nematic (TN), in-plane switching (IPS) y vertical alignment (VA).  Los paneles TN son los que ofrecen los tiempos más reducidos (4-10 ms) y deberían ser nuestra prioridad frente a los IPS/PLS (8-16 ms normalmente) o los VA (14-30 ms). Con todo, este cuadro establece mejor las diferencias.

Rendimiento

Display

Precio

El dato

Optimizado para

TN

El más rápido. La mejor tasa de refresco y tiempo de respuesta y el mejor input lag

Flaquea en ángulos y color frente a IPS y VA

Por lo general, los más económicos

Consumo energético reducido

Videojuegos

IPS/PLS

Menores tiempos de respuesta que los TN, pero más rápidos que los VA; su punto flaco es la tasa de refresco.

Mejores colores que el resto de paneles

Suelen ser los de mayor precio

Una mayor vida útil

Uso profesional

VA

Por lo general, los tiempos de respuesta más largos, aunque también pueden ofrecer buenas tasas de refresco

Los mejores contrastes y profundidad de imagen

Dependiendo del modelo, aunque no muy diferente al de TN

Buen precio, su tiempo de respuesta juega en su contra.

Uso general

Lógicamente, toca evaluar el uso que le vayamos a dar a nuestro equipo y el tipo de juegos y experiencias que busquemos. Con todo, nuestro presupuesto debe encontrar un buen equilibrio entre resolución, tasa de refresco y tiempo de respuesta.

¿FreeSync o G-Sync? La pregunta del millón

Es habitual, casi una tradición, que AMD y NVIDIA acaben colisionando en nuestras guías de hardware; y el caso de los monitores no es la excepción. Como comentamos, combatir los problemas de imagen es una prioridad entre los jugadores más exigentes. Y pese a que es posible resolver estos cortes a través de tecnología de sincronización vertical (V-Sync), ésta puede pasar factura al rendimiento.

Ante esta situación, NVIDIA y AMD han optado por ofrecer sus propias soluciones: el G-Sync y el  FreeSync  respectivamente. Y, para no perder la costumbre, los resultados y objetivos van más o menos a la par pero el enfoque de cada una es muy diferente.

  • El G-Sync es un sistema patentado por NVIDIA. Se trata de tecnología  integrada en el monitor dedicado a liberar a la tarjeta de vídeo de tener que realizar la sincronización, manteniendo el rendimiento. No obstante, conviene tener en cuenta que el G-Sync aumenta el precio del propio monitor.
  • El FreeSync de AMD, como su nombre ya insinúa, es una tecnología abierta, de modo que cualquier fabricante puede utilizarla gratuitamente, lo cual hace que los precios de los monitores sean más competitivos. Eso sí, Cada monitor con tecnología FreeSync se somete a un proceso de certificación.

Si bien la tecnología G-Sync es un recurso de los monitores de gama alta, es posible encontrar fabricantes que integran ambas tecnologías. Por supuesto, AMD barre para casa con FreeSync y todas las tarjetas AMD Radeon a partir de Radeon RX serie 200 se benefician de ella, aunque se indica que las Nvidia GeForce serie 10 y modelos más nuevos deberían funcionar sin inconvenientes con la tecnología FreeSync.

Diseño, conexiones y otras tecnologías de interés

Monitor 3

Más allá de la curvatura o la manera de abordar el formato panorámico, el diseño de nuestro monitor depende de nuestro gusto. Como todo lo etiquetado como gaming, encontraremos modelos más discretos y más agresivos. Sin embargo, conviene tener presente:

  • Las opciones de base, colocación en vertical y la posibilidad de usar algún enganche o brazo.
  • Que incluya elementos lumínicos, como por ejemplo Razer Chroma.
  • El ancho de los bordes, sobre todo en caso de que queramos instalar dos monitores juntos.
  • El sistema de sonido y los altavoces, en caso de que lo deseemos.
Screenshot 4130

Finalmente, es más que recomendable que nuestro monitor incluya las siguiente conexiones.

  • Suficientes puertos USB para lo que vayamos a usar. Incluyendo la opción de conectar tiras de LEDs y ahorrarnos un puerto de la caja del PC.
  • DisplayPort, definitivamente la mejor opción para transferir vídeo y audio en PC.
  • HDMI, quizás no se alcance la calidad de los DisplayPort, pero son versátiles y su uso está muy extendido.
  • Una salida de audio de 3.5mm. Una solución más que conveniente para no tener conectados nuestros auriculares al equipo. Aunque, claro, siempre es posible apostar por conexión sin cables.

Al final, es el propio jugador el que se siente atraído por la forma y el modelo de cada monitor. Y pese a que no le prestaremos tanta atención a este como a la propia pantalla, no está de más evitarnos tener que recurrir a soluciones externas a la hora de conectar lo esencial y lo que más usamos.

Luces gaming LED, ¿cuál es mejor comprar? Consejos y recomendaciones

15 Monitores a los que echarle un ojo

Con lo anterior establecido no tendrás problemas a la hora de encontrar el modelo de monitor que más se ajusta a lo que buscas. Con todo, podemos llegar a tres conclusiones diferentes:

  • Si nuestro presupuesto es muy  ajustado y queremos ser jugadores competitivos, una apuesta ganadora es buscar un monitor de 27 pulgadas, con 144 Hz y resolución a 1080p (cómo mínimo) por unos 199 euros o menos.
  • Si buscamos una experiencia inmersiva a buen precio, podemos encontrar monitores curvos a resolución 2K con 90 Hz por aproximadamente unos 299 euros. Cincuenta euros arriba o abajo si consideramos el resto de prestaciones y la marca.
  • Con todo, recomendamos evaluar todas y cada una de las características anteriores a nivel individual y tener presente que en mejorar la calidad de nuestras partidas acaba compensando a corto, medio y largo plazo. Apostando gradualmente por las 4K.

Dicho lo cual, te vamos a proponer 15 marcas y modelos de monitor con sus respectivos precios. Es muy probable que encuentres lo que estás buscando justo aquí abajo.

Monitor Gaming de 23,8″ MSI Optix G241

Monitor

Sus casi 24 pulgadas y su precio convierten al MSI Optix G241 en una estupenda solución para aquellos que disponen de un espacio reducido y un presupuesto ajustado. Sobre todo, por su tiempo de respuesta de 1ms y su tasa de refresco de 144 Hz.

MSI Optix G241 - Monitor Gaming de 24" FullHD 144Hz (1920 x 1080p, Panel IPS, ratio 16:9, brillo 250nits,1 ms de respuesta, AMD FreeSync) Negro

MSI Optix G241 – Monitor Gaming de 24″ FullHD 144Hz (1920 x 1080p, Panel IPS, ratio 16:9, brillo 250nits,1 ms de respuesta, AMD FreeSync) Negro

Monitor de 29″ LG 29WL50S-B con modo juego

Monitor

El único monitor sin la etiqueta de Gaming que verás en nuestro listado es perfecto para trabajar y ofrece elementos muy interesantes para los jugones: es ultra panorámico, ofrece soporte para Hdr 10 y FreeSync y lleva altavoces incorporados. No es la mejor solución para los juegos más potentes, pero su precio redondea el conjunto.

LG 29WL50S-B - Monitor de 73,66 cm (29"), 21:9 UltraWide(TM) Full HD IPS (AMD Radeon FreeSync, HDR 10, Modo AN, Maxxaudio, función multitarea), Color Negro

LG 29WL50S-B – Monitor de 73,66 cm (29″), 21:9 UltraWide(TM) Full HD IPS (AMD Radeon FreeSync, HDR 10, Modo AN, Maxxaudio, función multitarea), Color Negro

Monitor Gaming de 29″ LG 29UM69G-B

Monitor

La alternativa de la propia LG a su monitor convencional ultra panorámico no está nada mal: además de FreeSync nos encontramos con 1ms de velocidad de respuesta a través de la tecnología Motion Blur Reduction. Y aunque su frecuencia de actualización es de 75 Hz, su resolución es de 2560×1080 pixels y cuenta con un DisplayPort.

LG 29UM69G-B - Monitor Gaming de 73,7 cm (29") WFHD (2560 x 1080, IPS, 21:9, DisplayPort x1, HDMI x1, USB-C x1, AUX x1, Ultrawide, Antireflejo), Negro

LG 29UM69G-B – Monitor Gaming de 73,7 cm (29″) WFHD (2560 x 1080, IPS, 21:9, DisplayPort x1, HDMI x1, USB-C x1, AUX x1, Ultrawide, Antireflejo), Negro

Monitor Gaming de 27″ ASUS VG278QR

Monitor

No necesitarás gastar 300 euros para estrenar monitor con tecnología G-Sync: El ASUS VG278QR es una opción muy económica con un tiempo de respuesta de 1ms y su tasa de refresco de 144 Hz. Ofrece Full HD y entre sus conectores encontramos DVI, DisplayPort y HDMI.

ASUS VG278QR - Monitor de Gaming de 27" (Full-HD 1920x1080, 1ms, hasta 75Hz, HDMI, D-Sub, Super Narrow Bezel, FreeSync, Low Blue Light, Flicker Free) color Negro

ASUS VG278QR – Monitor de Gaming de 27″ (Full-HD 1920×1080, 1ms, hasta 75Hz, HDMI, D-Sub, Super Narrow Bezel, FreeSync, Low Blue Light, Flicker Free) color Negro

Monitor Gaming de 27″ BenQ MOBIUZ EX2710

Monitor

Un estupendo equilibrio entre calidad precio si buscas un monitor Full HD:  su frecuencia de refresco de 144 hz y su 1 ms se complementan con la inclusión de FreeSync Premium. Tiene dos altavoces integrados de 2,5 w y un chip dsp y alcanza los 120Hz si lo conectamos a PS5 o Xbox Series X.

BenQ MOBIUZ EX2710 - Monitor Gaming de 27" FullHD (1920x1080, 1ms, 144Hz, IPS, AMD Freesync Premium, compatible con PS5/Xbox x) - Gris Oscuro

BenQ MOBIUZ EX2710 – Monitor Gaming de 27″ FullHD (1920×1080, 1ms, 144Hz, IPS, AMD Freesync Premium, compatible con PS5/Xbox x) – Gris Oscuro

Monitor Gaming de 27″ Acer ED270Xbiipx

Monitor

El primer monitor curvo de nuestro listado no está nada mal: Acer nos propone jugar en Full HD con una pantalla de 27 pulgadas que ofrece 240 Hz y 1ms. Además, su diseño facilita que se puedan colocar varios monitores para obtener una visión mayor. Ofrece conexión DisplayPort y su precio no llega a los 300 euros.

Acer ED270Xbiipx - Monitor Gaming Curvo de 27" Full HD 240 Hz (1920x1080, Pantalla VA LED, 1500 R, ZeroFrame, FreeSync Premium, 1ms VRB, 250nits, 2xHDMI DP Audio Out, EU EMEA MPRII) - Color Negro

Acer ED270Xbiipx – Monitor Gaming Curvo de 27″ Full HD 240 Hz (1920×1080, Pantalla VA LED, 1500 R, ZeroFrame, FreeSync Premium, 1ms VRB, 250nits, 2xHDMI DP Audio Out, EU EMEA MPRII) – Color Negro

Monitor Gaming de 27″ Samsung Odyssey G5

Monitor

Con el Samsung Odyssey G5 subimos la resolución, retenemos el diseño curvo y no variamos el precio del anterior modelo: sus 27 pulgadas lucen en WQHD (2560×1440). Además, ofrece HDR10, FreeSync Premium, 144 Hz y 1ms. Perfecto para jugar en competitivo.

Samsung C27G53T - Monitor gaming curvo de 27'' WQHD (2560x1440, 16:9, 2500:1, 1000R, 144 Hz, 1 ms, 250 cd/m², HDR10, AMD FreeSync Premium) Negro

Samsung C27G53T – Monitor gaming curvo de 27” WQHD (2560×1440, 16:9, 2500:1, 1000R, 144 Hz, 1 ms, 250 cd/m², HDR10, AMD FreeSync Premium) Negro

Monitor Gaming de 27″ MSI Optix MAG272CQR

Monitor Gaming

MSI apuesta por las 2K en pantalla curva con su WQHD de 2560×1440. Su frecuencia de actualización y su tiempo de respuesta no están nada mal, 165Hz y 1ms respectivamente. Incluye Display Port y HDMI y, como extra añadido, a través de Mystic Light ofrece millones de colores y 29 efectos LED.

MSI Optix MAG272CQR - Monitor Gaming Curvo de 27" LED WQHD 165Hz (2560 x 1440p, ratio 16:9, Panel VA, pantalla curva 1500R, 1 ms respuesta, brillo 300 nits, Anti-glare) negro

MSI Optix MAG272CQR – Monitor Gaming Curvo de 27″ LED WQHD 165Hz (2560 x 1440p, ratio 16:9, Panel VA, pantalla curva 1500R, 1 ms respuesta, brillo 300 nits, Anti-glare) negro

Monitor Gaming de 34″ Lenovo G34w-10

Monitor Gaming

Superamos la barrera de los 500 euros, pero también damos un salto términos generales: la pantalla del Lenovo G34w-10 es de 34 pulgadas con resolución WQHD (3440×1440 pixeles). Su diseño es curvo y ofrece un tiempo de respuesta de 1ms y frecuencia de actualización de 144Hz. Además, Ofrece conexión USB, DisplayPort y HDMI.

Lenovo G34w-10 - Monitor Gaming curvo de 34.0" WQHD (3440x1440, 21:9, HDMI+DP, FreeSync, 144Hz, 1 ms, 3 lados sin bordes, inclinación y altura ajustable, antirreflejo) - Color Negro

Lenovo G34w-10 – Monitor Gaming curvo de 34.0″ WQHD (3440×1440, 21:9, HDMI+DP, FreeSync, 144Hz, 1 ms, 3 lados sin bordes, inclinación y altura ajustable, antirreflejo) – Color Negro

Monitor Gaming de 34″ MSI Optix MPG341CQR

Monitor Gaming

La pantalla del MSI Optix no solo es muy curvada (1800R, nada menos) sino que sus 34 pulgadas la convierten en una estupenda manera de sumergirse en el juego. Su resolución QHD Ultra Wide es de 3440×1440 pixeles, con una frecuencia de actualización de 144Hz y un tiempo de respuesta de 1 ms. Entre otros reclamos, este monitor cuenta con un sistema de iluminación LED RGB  conductiva.

MSI Optix MPG341CQR - Monitor Gaming Curvo de 34" LCD UWQHD 144Hz ( 3440 X 1440p, ratio 21:9, brillo de 400nits, 1ms de respuesta, panel VA,antiglare) negro

MSI Optix MPG341CQR – Monitor Gaming Curvo de 34″ LCD UWQHD 144Hz ( 3440 X 1440p, ratio 21:9, brillo de 400nits, 1ms de respuesta, panel VA,antiglare) negro

Monitor Gaming de 27″ Razer Raptor

Monitor Gaming

De diseño elegante, Razer saca músculo de su tecnología Razer Chroma y las posibilidades que ofrece su ecosistema con el Razer Raptor. De 27 pulgadas y resolución WQHD (2560×1440), este monitor cuenta con todas las tecnologías. Desde HDR hasta NVIDIA G-Sync y AMD FreeSync. Su frecuencia de actualización de 144Hz y su tiempo de respuesta de 1 ms y se puede conectar vía DisplayPort, HDMI y USB-C.

Razer Raptor: Monitor para Juegos de 27 Pulgadas con Pantalla de 144 Hz (WQHD 2560 x 1440, IPS, HDR 400, NVIDIA G-Sync + AMD FreeSync, Razer Chroma RGB, HDMI, USB-C) - Negro

Razer Raptor: Monitor para Juegos de 27 Pulgadas con Pantalla de 144 Hz (WQHD 2560 x 1440, IPS, HDR 400, NVIDIA G-Sync + AMD FreeSync, Razer Chroma RGB, HDMI, USB-C) – Negro

Monitor Gaming de 49″ ASUS ROG Strix XG49VQ

Monitor Gaming

Si no tienes problemas de espacio ni de presupuesto, el ASUS ROG Strix ultra panorámico es una estupenda solución. Ofrece tecnología DisplayHDR 400, 144Hz y 49 pulgadas. Tiene un talón de Aquiles: sus 4 ms de tiempo de respuesta. Pero el resultado es espectacular.

ASUS ROG Strix XG49VQ, Monitor Gaming Ultrapanorámico (3840 X 1080P, 144 Hz, Freesync 2 HDR, Displayhdr 400, Dci-P3. 90%, Shadow Boost), 49", Negro

ASUS ROG Strix XG49VQ, Monitor Gaming Ultrapanorámico (3840 X 1080P, 144 Hz, Freesync 2 HDR, Displayhdr 400, Dci-P3. 90%, Shadow Boost), 49″, Negro

Monitor Gaming de 43″ ASUS ROG Strix XG438Q

Monitor

Superamos la barrera de los 1000 euros y nos metemos de lleno en las 4K con un flamante ASUS ROG Strix de 43 pulgadas. Sus características principales, además de su resolución, son sus 120 Hz, y pese a que ofrece 4ms, su sistema de HDR 600 convierte las partidas en un espectáculo.

ASUS ROG Strix XG438Q - Monitor Gaming de 43'' 4K (3840x2160, 16:9, 120 Hz, 4 ms, Freesync Premium Pro, HDR 600, USB, DVI, Displayport, HDMI) Negro

ASUS ROG Strix XG438Q – Monitor Gaming de 43” 4K (3840×2160, 16:9, 120 Hz, 4 ms, Freesync Premium Pro, HDR 600, USB, DVI, Displayport, HDMI) Negro

Monitor Gaming de 43″ Asus ROG Swift PG43UQ

Monitor

Su diseño es realmente similar al modelo anterior de Asus ROG, pero sus características son algo diferentes: si bien conserva las 43 pulgadas y alcanza las 4K, el modelo Asus ROG Swift cuenta con 144 Hz y añade la tecnología G-Sync de Nvidia a su propuesta.

Asus ROG Swift PG43UQ - Monitor de Gaming DSC de 43" (4K UHD (3840 x 2160), 144 Hz, G-Sync Compatible, DSC, DisplayHDR 1000, DCI-P3 90%, Adaptive Sync, Shadow Boost)

Asus ROG Swift PG43UQ – Monitor de Gaming DSC de 43″ (4K UHD (3840 x 2160), 144 Hz, G-Sync Compatible, DSC, DisplayHDR 1000, DCI-P3 90%, Adaptive Sync, Shadow Boost)

Monitor Gaming de 49″ Samsung Odyssey G9

Monitor Gaming

Cerramos nuestra selección con un modelo enorme en todos los sentidos: el Samsung Odyssey G9 con pantalla curva resolución DQHD (5120 x 1440 pixeles), tecnología G-Sync y FreeSync Premium, ofrece un. Su tiempo de respuesta es de 1ms su tasa de refresco de 240Hz. Palabras mayores.

Samsung LC49G93TSSUXEN Odyssey G9 - Monitor curvo de 49'' DQHD (5120 x 1440p, 1 ms, 240 Hz, GSync, FreeSync Premium Pro, LED, HDR1000, 32:9, 420 cd/m², 1000R, HDMI, PBP, PIP) Blanco

Samsung LC49G93TSSUXEN Odyssey G9 – Monitor curvo de 49” DQHD (5120 x 1440p, 1 ms, 240 Hz, GSync, FreeSync Premium Pro, LED, HDR1000, 32:9, 420 cd/m², 1000R, HDMI, PBP, PIP) Blanco

Be First to Comment

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *